El esparto es una de las señas de identidad de Cieza mas distintivas y perennes, presente en crónicas desde tiempos prehistóricos por sus múltiples usos agrícolas y hogareños. El museo es el resultado de la iniciativa popular, coordinada por el Club Atalaya-Ateneo de la Villa de Cieza, con la contribución de vecinos que han cedido desinteresadamente conjuntos e instrumentos, y la colaboración del Ayuntamiento de la ciudad.